Entrevista a Xavier Aldekoa: “África es un continente muy diverso de la que podemos, sobretodo, aprender”

«En realidad, salvo por el nombre geográfico, África no existe. »  Kapuściński, Ébano.

 

Xavier Aldekoa

Foto: El periodista Xavier Aldekoa y su libro “Océano África”. Fuente: Twitter @xavieraldekoa

Cuando lees sobre África en libros como el de Océano África, del periodista Xavier Aldekoa, aprecias lo infinito que es el continente.

El periodista de Barcelona que viajó por primera vez allí con tan solo 20 años tiene muy claro que África es su gente, son los africanos, no una zona pobre que necesita de nuestra ayuda, son personas que necesitan justicia y respeto de los que tenemos mucho que aprender:

África es un continente muy diverso, es una zona del mundo donde viven africanos, eso sí que es indiscutible, muy interesante a la que podemos acercarnos y sobretodo aprender.”

La sensibilidad de este periodista es palpable en sus páginas y en sus palabras cuando habla de las herencias de África y de la necesidad de conocernos unos a otros como algo que “nos hace mejores personas a todos” dice, “ el hecho de que conozcas otras formas de hacer las cosas te convierte en alguien más rico.” Habla de crear puentes y de la necesidad de ellos: “un puente nunca es de una sola dirección, es para ir y volver, así que me parece que el hecho de conocernos nos facilita la situación que tenemos en el mundo, o nos la mejora por lo menos.” Océano África es uno de esos puentes en los que cree Aldekoa.

«A menudo me preguntan por qué viajo a África. (…) Yo viajo a África para explicar que una niña congolesa se ata bolsas de plástico en los pies porque no tiene zapatos. (…) Y para contar también que hay gente que no mata. Personas anónimas que, cuando todo se hunde a su alrededor, deciden proteger a los suyos, arriesgarse a ayudar al vecino y aceptar que pueden morir en el intento.» p.41

Como corresponsal en África que vive en Sudáfrica desde 2009, Xavier siente una infinita pasión por una profesión que le permite tender esos puentes y poder conocer a una sociedad que está tan cerca, interesarse por ellos y contar sus historias empatizando con el otro y haciendo que otros puedan hacerlo a través de lo que él escribe.

«Varias personas se acercaron a estrecharme la mano y, cuando les expliqué que era periodista, ocurrió algo: decenas de hombres y mujeres se colocaron en fila para explicar su dolor.» p. 40

África-ébola

Foto: Imagen de la cita de Emiliano Tapia.

Sin embargo como profesional del medio él sabe muy bien que, por desgracia, los medios de comunicación buscan lo influyente o importante, y, ello, “relega a un segundo, tercer o cuarto plano a muchos africanos” dice. Por eso cuando se le pregunta su opinión sobre la posición que tiene la sociedad respecto a África y las distintas problemáticas que a veces ni nos llegan y si lo hacen es solo cuando nos rozan (como la del ébola), su respuesta no es tanto una crítica como un claro impulso para poder cambiar esto: Debemos darnos cuenta de que el mundo es muy amplio, de que hay muchas cosas importantes aunque quizás no tan influyentes que deberían tener un poco más de atención.”

El acercarnos a lo que está pasando, querer enterarnos y estar informado de lo que ocurre en otras partes del mundo y a otras personas como nosotros ya no es tanto como un deber, sino una responsabilidad personal de cada uno, destaca. No ser  especialista en todo el mundo en absoluto,  pero si ser consciente de que nuestra vida es diferente a la de mucha gente que lo pasa muy mal y mucho peor, y que sí podemos y está en nuestro poder actuar en consecuencia.”

Es por ello que, desde la primera página, conseguir una empatía sincera por el otro y conocer sus historias, es el objetivo que Xavier Aldekoa persigue en cada una de las crónicas y reportajes que conforman su libro Océano África.

«Para querer a África no basta con soñarla, hay que caminar sus calles, reírse con su gente, escuchar sus alegrías o tristezas, sentirse ridículo por no entender nada y volver a sorprenderse para comprender.» p. 137

Sin embargo el poder generar conciencia y cambiar las cosas no es solo misión del periodismo, la profesión, remarca, no es una varita mágica ni va a cambiar el mundo dice, pero si es un punto de partida, entendiéndolo como que hay muchos otros factores que cambian las cosas: también lo cambia el profesor, también lo cambia el político, también lo cambia el padre o la madre al educar a su hijo de una manera diferente y desde el respeto.”

Educación

Foto: Contra el fanatismo, educación.

Gran parte de las historias que Xavier puede contar también están imbuidas de una violencia que se esconde detrás de la vida de cada uno de los protagonistas sobre los que escribe, y es que él es consciente de que la tragedia es el gran negocio africano al igual que la mujer es el campo de batalla en el que se libran las guerras. Cuando habla del yihadismo, por destacar uno de los frentes abiertos de la violencia en África, deja claro que no es algo nuevo, viene de hace años y ahora es cuando le estamos viendo las llamas a las brasas“. El mal viene de Estados muy poco estables en el sentido de defender a su población, lo que deja vías abiertas al yihadismo: En el norte de Nigeria la gente no se sentía protegida, incluso se sentía agredida por las fuerzas de seguridad. Si a eso le añades una pobreza brutal ya que en algunos lugares hay un 80% de desempleo y un analfabetismo importante, eso también deja aún mas vías para que vengan yihadistas.”

«El miedo es el primero en dar la bienvenida a la guerra. Y el último en marcharse.» p. 104

Por ello Xavier hablar de crear una voluntad real, especificando que cuando habla de voluntad se refiere a la voluntad internacional. Habla también de educación como arma de construcción masiva y de aquellos gobiernos a los que nos les interesa que su población esté educada para que no les puedan reclamar la riqueza que están robando, por no hablar de que tendrían un mayor sentimiento y conciencia sobre los derechos que les corresponden. Esto es un arma peligrosa para quien quiere quedarse la riqueza”,  por ello es necesario crear una estructura de estado que defienda esos derechos de la gente, reclama, así como desarrollar unas políticas que vayan en pos de la igualdad y de la seguridad, para lo cual se debe partir de la voluntad política: “Si no partimos de esa voluntad es imposible hacer nada.”

Xavier Aldekoa es un periodista a las duras y a las maduras, tenaz narrador de lo que vive e incansable luchador por abrir las puertas a esas otras realidades, a otras maneras de pensar y de hacer las cosas que él ha visto y que ha vivido… aunque luego, como el mismo declara en su libro, no sea el mejor compañero con el que compartir batallitas en la barra de un bar.

«A lo largo de mis viajes por África, he conocido culturas que enseñan otras formas de entender el mundo y que nos hablan de cosas que trascienden el modo de subsistencia.» p. 95

A pesar de ello las historias de las gentes con las que ha compartido su camino en África, y de las cuales aún quedan y quedarán muchas por contar, son el mejor faro para encontrar el camino hacia esas otras realidades, hacia esas otras culturas, hacia las tragedias y miserias de sus gentes y su tierra, pero también hacia las alegrías y grandezas que las caracterizan, para entender todo lo maravilloso que es ese océano que, a pesar de ser inabarcable, sigue y seguirá siendo África.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s